"No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños".

» Cicerón (106 AC-43 AC), escritor, orador y político romano.

domingo, 6 de septiembre de 2015

PADRES FUNDADORES DE LA UE: 4.- Altiero Spinelli

El corazón de la Unión Europea

Altiero Spinelli (1907 - 1986).
   Un federalista en el más puro, humanista y cálido sentido de la palabra. Un hombre convencido de la necesidad de tirar fronteras, de buscar lo que une a los hombres y no lo que los separa. Testigo directo de la tremebunda capacidad destructora de los nacionalismos, vislumbró la imperiosa necesidad de unir a los pueblos de Europa en una sola nación paneuropea, la necesidad de hermanar a las personas, de fraternizar entre los diferentes.

      Si Monnet fue el cerebro de la UE y Schuman su voz, sin duda Spinelli fue el corazón de una Europa que despertaba del horror, tan esperanzada como temerosa, tan frágil como enérgica.


JUVENTUD (o Spinelli, el comunismo y su salto al federalismo)

Spinelli durante su destierro en Ventotene.
   Spinelli vino al mundo un 31 de agosto de 1907 en Roma. De familia socialista y muy temprana inquietud política y social, Altiero ingresaría ya a los 17 años de edad en el Partido Comunista Italiano. Ello hasta el punto de ser perseguido, arrestado y condenado por el Tribunal especial fascista de Benito Mussolini a 16 años y 8 meses de prisión a consecuencia de su intensa actividad en el Partido Comunista. Estos 10 años de prisión y 6 de destierro —que realmente padeció—, no sólo le mantuvieron firme en su repulsa al fascismo, sino que le sirvieron de profunda meditación y hermenéutico estudio de los males del mundo y de sus posibles soluciones. Aquí murió el comunista y nació el federalista. Como el ave Fénix resurgió de sus cenizas. Como tantos otros grandes hombres de la historia —Cervantes, Oscar Wilde, Marqués de Sade... su cautiverio, en la pequeña isla de Ventone, sirvió de fuerza de eclosión y esclarecedora de sus ideas, ordenando e hilvanando su pensamiento. Allí pudo ver con manifiesta claridad que únicamente un movimiento paneuropeo federalista podría salvar a Europa de los males del nacionalismo, una fuerza —como la religión—, capaz de cegar a los hombres, capaz de avocar a la humanidad las más cruentas guerras que el mundo había padecido.

EL MANIFIESTO DE VENTOTENE (o la eclosión del federalismo europeo)


Isla de Ventotene en la actualidad.
   Fue así en Ventotene donde Spinelli se zambulló de lleno en el federalismo como fuerza de unión e integración de los diferentes, como fuerza pacificadora, y no como medio de separación ni de confrontación. Esta visión cuasi profética cristalizaría en el Manifiesto de Ventotene, uno de los primeros y más enérgicos documentos abogando por una Constitución Europea. Un documento de oposición al nacionalismo, la fuerza que habría conducido a Europa al desastre de la Segunda Guerra Mundial impelida por el egoísmo intrínseco del Estado-nación. Por ello la reconstrucción europea bajo el mismo paradigma de los Estados-nación no podría conducir sino a futuras confrontaciones entre distintas alianzas pero auspiciadas por el mismo problema de fondo. Así pues, la solución que se ofrecía para solventar tal amenaza, no era sino conformar una federación europea supranacional con el fin último de hermanar a los europeos y confraternizar a las naciones evitando futuribles guerras.

   El documento ofrece soluciones que parten de Europa pero contiene una proclama global, pues manifiesta también que debido a las crecientes interdependencias económicas globales, el mundo ha de reivindicarse como un espacio vital de la humanidad en su conjunto. Federalismo puro. Humanidad como nexo de unión, la federación de los Estados como vehículo de la misma.

   La repercusión del Manifiesto fue tal que serviría de programa al Movimiento Federalista Europeo creado en el mismo año en el que terminara el destierro de Spinelli —1943—, que iría configurándose paulatinamente como uno de los más aférrimos —si no el más— defensores de la causa federalista para lograr la unión de Europa. Como tal consideraría insuficientes los mecanismos de cooperación intergubernamental como la OCDE y el Consejo de Europa, así como los escasos esfuerzos de real integración entre los distintos gobiernos europeos.

El despegue del  MOVIMIENTO FEDERALISTA europeo


padre fundador ue
Robert Schuman
   Su plan más ambicioso fue también su mayor fracaso: la creación de una Comunidad Europea de Defensa que integrara las fuerzas armadas de las distintas naciones europeas en una sola entidad supranacional europea que habría imposibilitado de facto cualquier guerra entre europeos y que habría constituido un paso de gigante en la construcción de la Europa federal. En sus tiempos de asesor del Primer Ministro italiano Alcide de Gasperi, convenció a éste para que promoviera la creación de tal entidad. Los gobiernos de los distintos Estados Miembros firmaron el tratado en 1952, pero el la Asamblea Nacional Francesa no llegó a ratificar el tratado. Los sueños de una gran Nación federal europea de ipso facto se derrumbaron como un castillo de naipes, el paso de gigante resultó en monumental tropezón; pero la semilla había sido plantada, nuevos pasos en la integración europea se hacían patentes y la política del "paso a paso" en la construcción europea iniciada por Schuman y Monnet adquirió un nuevo empuje y gran aceleración.


Edificio Altiero Spinelli (principal edificio del Parlamento
Europeo en Bruselas), nombrado así en honor del homónimo
padre fundador a quien está dedicado este artículo.
   En los 60 continuaría como asesor y también como investigador del Gobierno italiano, creando el Instituto de Asuntos Internacionales de Roma. Más tarde llegaría a miembro de la Comisión Europea, puesto que ocuparía entre 1970 y 1976. En el 79 sería elegido diputado al Parlamento Europeo, donde daría un nuevo impulso al movimiento federalista europeo. Así pues, fundaría el "Club del Cocodrilo" —así llamado por el restaurante que frecuentaba junto con los demás partidarios del federalismo europeo—. De allí salió la idea de un nuevo tratado europeo, pero no un tratado cualquiera, sino de prácticamente una Constitución europea. En este contexto el 14 de febrero de 1984 el Parlamento Europeo aprobaría por aplastante mayoría el "Proyecto de Tratado por el que se establece la Unión Europea" siguiendo el plan de Spinelli, siendo por ello conocido precisamente como "Plan Spinelli". De nuevo el intento de Spinelli resultaría en aparente fracaso, pues los Parlamentos nacionales no apoyarían el Tratado, si bien digo "aparente" intencionadamente, pues dicho documento serviría de base, no sólo para el Acta Única Europea de 1986 abriendo las fronteras nacionales para el mercado común, sino también para el propio Tratado de Maastricht de 1992 por el que se creó la Unión Europea. El tesón, la claridad y la visión de Spinelli habían logrado convencer al Presidente francés Mitterrand de terminar con la tradicional hostilidad francesa a cualquier vía de integración europea que no tuviese un enfoque intergubernamental. Una mayor integración era posible. Sin lograr sus más ambiciosos objetivos, Spinelli estaba logrando sin embargo que Europa avanzase lentamente en la dirección federal por él ideada: la de la integración de los diferentes, la de la búsqueda de lo que une a las personas y no la que las separa, la que no discrimina, la que Europa necesita. Altiero Spinelli continúa presente en cada acto de integración, cada sesión del Parlamento Europeo, cada nuevo tratado. El corazón de Europa late con fuerza.


FUENTES:
*MARTIN DE LA GUARDIA, Ricardo M. y PEREZ SANCHEZ, Guillermo A. (coord.): Historia de la integración europea, Barcelona, Ariel Estudios Europeos, 2001.
*ARCOS VARGAS, Marycruz "et al", ALCAIDE FÉRNANDEZ-CASADO RAIGÓN (coord.); Curso de Derecho de la Unión Europea, Madrid, Tecnos, 201.
*PÁGINA OFFICIAL DE LA UE//Sección "Padres Fundadores"


LOS PADRES FUNDADORES:
 1.- Robert Schuman
 2.- Jean Monnet

 3.- Konrad Adenauer
 4.- Altiero Spinelli


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada