"No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños".

» Cicerón (106 AC-43 AC), escritor, orador y político romano.

domingo, 1 de diciembre de 2013

EL EMPERADOR CAUTIVO

único emperador romano capturado
Publio Licinio Valeriano (200 - 260 d.C.)
Nunca antes un emperador romano había sido capturado
      Corría el año 260 d.C. cuando Publio Licinio Valeriano, todopoderoso emperador de Roma, fue capturado por el rey persa Sapor I. Cuenta Lactancio que Valeriano, en su cautiverio, fue usado como "taburete" para subir al caballo por el emperador persa, quien no contento con semejante humillación al derrotado vecino, acabaría desollándolo, tiñendo su piel de púrpura y colgándola como adorno en su templo. El Imperio jamás había sufrido —ni sufriría— humillación semejante.


 
 ¿Quién fue realmente este hombre capaz de conducir al Imperio a tal humillación?
      Valeriano, antes de ser proclamado emperador, era senador. Y no un senador cualquiera, sino el mismísimo princeps senatus, un título que ostentaba el senador de mayor dignidad, que hacía las veces de "presidente" de la cámara. Había ya llevado la administración del Imperio bajo el reinado del emperador Decio. Tras la muerte de Decio en batalla, las legiones proclamarían a Treboniano Galo como emperador. Valeriano se mantendría leal hasta el punto de que, cuando, en otro rincón del Imperio, distintas legiones proclamaran un segundo emperador en la persona del usurpador Emiliano, acudiría en ayuda del legítimo emperador Treboniano. El destino quiso que cuando Valeriano llegara, sus propios hombres habían dado ya muerte al emperador uniéndose al ejército del usurpador, maniobra que repetirían acabando con Emiliano al contemplar el ejército de Valeriano. Así, "sin comerlo ni beberlo", Valeriano fue proclamado emperador en el 253 d.C. Su reinado duraría siete años —algo para nada usual en una época en que la media era de testa coronada cada dos años—. Valeriano era, en esencia, político, y así gobernó el Imperio distinguiéndose como hábil administrador. Tan capaz fue en el ámbito civil como incapaz en el militar. Para su desdicha.

La hecatombe
      En el siglo III los problemas del Imperio Romano eran los de siempre: las frontesas del Rin y el Danubio en Occidente y los partos ahora revigorizados como persas-sasánidas— en Oriente. En aras de una mayor efectividad, Valeriano dejó a su hijo Galieno al mando en Occidente nombrándolo César y marchó hacia Oriente a enferentar a los persas. Cuentan las fuentes que reunió un ejército notable de unos 70.000 hombres con tal propósito. Aquí se enturbian los hechos —los romanos no se caracterizaban precisamente por vanagloriarse de sus derrotas— y relucen las fuentes persas en detrimento de las romanas.

relieve de naqsh-e rostam
Relieve del emperador persa sasánida Sapor I (a caballo) y el humillado
Valeriano junto a Filipo el Árabe .//Situado en Naqsh-e Rostam
(necrópolis de los emperadores persas).

      En cualquier caso, parece ser que Valeriano logró reconquistar Antioquía y se adentró en Oriente en persecución de los persas. Hasta aquí todo bien. No fue una campaña de batallas decisivas, lo que sí parece claro es que una epidemia sorprendió al ejército romano, obligándolo a resguardarse en Edesa tras varias escaramuzas. Allí Valeriano trató de negociar la paz. Las fuentes parecen indicar que en el transcurso de las negociaciones fue engañado y capturado por el emperador persa Sapor I antes de sufrir su terrible destino. Valeriano acabaría cautivo y su ejército esclavizado construiría obras públicas por todo el Imperio Persa-Sasánida. Su hijo Galieno, al verse como único emperador —hecho que no duraría demasiado—, debió de sentirse encantado y jamás trató de rescatar a su humillado y cautivo padre.



FUENTES * JERPHAGNON, Lucien: Historia de la Roma antigua, Edhasa, Barcelona, 2007.
* MONTANELLI, Indro: Historia de Roma, Debolsillo, Barcelona, 2007.
*HAZEL, John: Quién es quién en la Antigua Roma, Acento Madrid, 2002.

* GUZMÁN ARMARIO, Francisco Javier: "El proyecto imposible o la conquista de Persia por Roma: el caso del emperador Valeriano", ponencia en el XI Coloquio de la AIER, Conquistadores y conquistados, Madrid, 20-11-2013.



OTRAS ANÉCDOTAS SOBRE EMPERADORES ROMANOS:
TRAJANO, el hispano que impulsó Roma hasta su cénit  

SOBRE LA ANTIGUA ROMA:
- La VERDADERA HISTORIA de TITO PULLO y LUCIO VORENO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada